Hola… ¿Cómo te encuentras?, ¿Qué ha sido de ti?…
hace ya 20 años sin verte y esta noche quiero expresarte cuando te amo.
Aún recuerdo el olor de tu perfume…

¿Sabes?… últimamente me he sentido un tanto triste, daría cualquier cosa por estar entre tus brazos y que con tus palabras endulzaras mi día, que con tu mirada me hicieras creer en las maravillas de la vida, y con tu presencia me inspiraras a crear mil y un sueños por conquistar.

…No conozco mucho de ti, pero quisiera que fueramos amigas y contarte mis tantas aventuras y escuchar atentamente las tuyas, irnos de compras o a tomar un café, irnos de viaje, reir y convivir.
Te amo, por darme vida.
Aunque no te interese saber de mi y te rehuses a conocer mi sentir, TE AMO mamá!.
Atentamente:
Denisse

Queridos lectores, hoy es un día lluvioso en mi ciudad y cayendo en las garras de la melancolía, me adentro un poco en este tema tan delicado.
La ausencia de uno de nuestros progenitores.
Anteriormente (he podido percatarme por las tantas historias de vida que han llegado a mis oídos), las parejas realmente se comprometían a estar juntos en los buenos momentos y en aquellos no tan agradables.
Pero hoy en día, la situación es completamente otra.
He de compartirles que soy una mujer joven, de 25 años, con bastantes conocidos y uno que otro buen amigo que ya son padres, la mayoría de ellos separados.
Y, desafortunadamente, quien se ve afectado a veces en mayor medida que ellos, son nada mas y nada menos que los hijos.
Me recuerdo a mis 5 años de edad… de pronto vi a una mujer… yo sabía que era mi madre y le tenía un miedo terrible. No tengo recuerdos de ella haciendome algún mal, pero inconscientemente mantenía activos los comentarios torpes de personas con quien solía vivir, en los cuales la juzgaban de tal manera que yo terminé creyéndolo.
Una tarde de 1990, ella logró llevarme con ella a otro pais. Mis recuerdos son un poco vagos, pero recuerdo como aún sentía ese temor y como me convertí en una niña confundida, timida y llena de ansiedad.
Meses mas tarde y gracias a la ayuda de un investigador privado, mi padre me encontró y fue así como volví a mi ciudad natal.
¿Qué sucedió después? Mis padres se peleaban en juicio, se inventaban tantas historias con el fin de obtener una ganancia… mi presencia, mi YO tangible.
y yo?… pues yo simplemente seguí creciendo con todo ese tuttifrutti emocional inconcluso.
Algunos de ustedes se podrán identificar con este tema, y solo quiero comentarles que de nada sirve conservar rencor hacía esas personas tan importantes en nuestro existir, los días pasan y todos cometemos errores… es bueno dar una segunda oportunidad.
Les comparto el fragmento de un poema que plasma precisamente este sentir. ¡Otórganos! de nuevo ese amor que nos entregabas con tánto fervor..
a nosotros tus hijos del alma, frutos de tu gran amor .
Llegamos demasiado tarde para despedirnos, pero siempre nuestro corazón será tuyo llévanos contigo a la eternidad a gozar de tu amante compañía. Madre nuestra,… antes de marcharte para siempre… concédenos ese beso de amor
que guardaste dentro de tu corazón,
que nos faltó …
… ¡antes de partir !.

VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 7.9/10 (57 votes cast)
VN:F [1.9.6_1107]
Rating: +43 (from 55 votes)
Solo dos palabras para ti: Te amo, 7.9 out of 10 based on 57 ratings
Be Sociable, Share!