Hay un refrán que dice que la primera vez jamás se olvida… Bueno, esto es para las mujeres, aunque algunos hombres cuentan por ahí que tampoco olvidan esa experiencia. Las mujeres desde muy jovencitas, digamos a los 8 o 10 años, nos hacemos una idea de lo que es nuestro príncipe azul. Aunque el no tenga cara ni forma, ya sabemos como queremos que sea, como queremos que nos trate, que nos regale, en fin. El mío era igualito a Eric, el príncipe de la sirenita.

Conforme las niñas vamos creciendo, vamos modificando esa forma de ser del príncipe, ya como por eso de los 12 o 13 imaginamos el primer beso, la primera caricia. El príncipe va tomando algún rostro, quizá algún cantante o actor, el chico de la casa de enfrente, el estrella del equipo de básquet de la escuela, en fin.

Llega el momento de tener el primer novio. Generalmente es desde los 12 hasta los 16, tiempo en que una como jovencita esta cargada de ilusiones, esta llena de temores, complejos y esperanzas. Recuerdo perfectamente esa etapa de mi vida. Mi primer novio lo tuve a los 16, casi a los 17, todas en la secundaria tenían o tuvieron novio, a mi me gustaban los muchachos, pero yo a ellos no, y viceversa. Yo les gustaba a algunos y ellos a mi no.

El caso era que aunque ya me imaginaba con un novio, no quería o no podía imaginarme el sexo. Fui afortunada, por que mi madre me hablo de lo que tenía que saber cuando tenía que saberlo y para mí el sexo nunca fue taboo. Siempre supe más al respecto que mis amigas, y fue por esas pláticas con mi madre.

Total, que llego el momento de tener novio… el momento de andar de manita sudada, los besitos en lo obscurito, y todas esas cosas que pasan entre novios, por ejemplo en el cine, en la parte detrás del carro, etc., etc… Hasta me ruborice solo de recordarlo.

Con ese primer novio no tuve nada que ver. Paso el tiempo, yo pensaba cada vez mas en el sexo, pero tenia mucho miedo, por que era algo que yo no conocía, no sabia como se hacia, que pasaba, que se siente, en fin… Tenía toda la teoría, pero nada de practica… total, recuerdo que ya iba en preparatoria, y empecé a comprar unas revistas, parecidas a esas que usan el slogan «para la mujer que lo tiene o quiere todo»… algo así.

El caso es que empecé a leerla… empecé a imaginar cosas. Lo primero fue el miedo que tuve, después, curiosidad, ilusión y todo eso. Algunas amigas me platicaban como habían sido sus experiencias… yo tenia mucha curiosidad, pero sabía que debía esperar.

Llego el momento de mi segundo novio. Para esto yo tenia ya 18, el es de mi misma edad. Era muy intolerante, caprichoso, cada vez que quería ir más lejos, yo le detenía la mano. Tenía pánico a quedar embarazada o tener sida o alguna otra enfermedad.

El me chantajeaba con que no lo quería si no accedía. Eso mismo les hicieron a mis amigas sus novios. El caso fue que al llegar a ese lugar que yo pensaba seria especial, que habría por lo menos un ramo de rosas, musiquita o por lo menos incienso… no lo hubo.

En mi caso, el a lo que iba. Recuerdo el dolor que sentí… como sangre y como tuve que disimular varios días después que me dolía hasta la conciencia… Caminar derechita y no como si acabara de montar por primera vez… ahora lo recuerdo y me da risa… claro que con el tiempo las cosas han sido mejor.

Ahora, el tiempo me ha dado un poco mas de sabiduría que las revistitas o las platicas con mis amigas… Te voy a dar unos consejitos… los más sensatos que pueda darle a alguien en este momento.

1.- No tengas relaciones sexuales sintiéndote presionada: Esto significa que tu tienes que sentirte muy segura del paso que darás y que lo harás por que TU lo quieres, no por que te presionan.

2.- Infórmate sobre métodos anticonceptivos: A los hombres no les gusta tomar en sus manos esa carga. Lo recomendable es que utilicen un preservativo, eso te protegerá contra enfermedades venéreas como el sida gonorrea y otras que son mortales. Si tienes dudas de como se deben utilizar, visita a tu medico familiar. Por ética profesional, el no tiene que revelar a otras personas lo que habla con el paciente en consulta.

3.- Platica con tu pareja sobre los miedos que tengas pídele sobre todo, consideración y respeto. Cuando tu digas basta, el debe entenderlo.

4.- No tengas miedo: No vas a defraudar a tus padres o familia si haces las cosas con responsabilidad. La sexualidad se hizo para disfrutarla, no para reprimirse.

PROXIMAMENTE ESCRIBIREMOS UN NUMERO ESPECIAL ACERCA DE ESTE TEMA, TIPOS Y USOS DE PRESERVATIVOS, COMO SE UTILIZAN, TIPS SEXUALES Y MUCHAS SORPRESAS MAS… MIENTRAS TANTO, ESCRIBANOS A LA PARTE DONDE DICE «CONTACTO» EN NUESTRA MISMA PAGINA.

VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 10.0/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.6_1107]
Rating: +1 (from 1 vote)
Mi primera vez, 10.0 out of 10 based on 6 ratings
Be Sociable, Share!